Carta al alcalde

Señor alcalde: Después de oír cómo se apuntaba el tanto de la creación de una cooperativa, sin dudar de su gestión en dicha creación y alegrándome por los puestos de trabajo que se han generado, es necesario que aclare unas cuantas dudas que surgen a raíz de este hecho.
Dado que lo que se crea es una empresa privada, en forma de cooperativa y que se asienta en el núcleo urbano, en locales de propiedad pública, o sea, de todos los paredeños, es necesario que responda a las preguntas que pasó a enumerar.
1-¿Que normativa existe en cuanto a la creación de industrias en núcleo urbano?
2-¿Hay alguna actuación o proyecto para trasladar otras industrias más antiguas al polígono industrial?
3- ¿Para solicitar la cesión de instalaciones municipales, es necesario estar empadronado en Paredes?
4-¿Cuantos puestos de trabajo hay que crear?
5-¿Qué tipo de industrias pueden solicitarlo?
6- ¿Las empresas beneficiarias pagan algún tipo de renta?
7- ¿Tienen alguna fianza?
8- ¿Por cuantos años se ceden las instalaciones?
9- ¿El mantenimiento de dichas instalaciones, por cuenta de quién corre?
10-¿Cuando alguna de estas empresas cesa en su actividad, hay algún protocolo para la devolución de las instalaciones?
En fin, señor alcalde, son muchas las preguntas y tiene usted muchos medios para responder. Hágalo por el que desee, pero hágalo, no por mí, sino por todos los paredeños, que nos merecemos la transparencia que nos prometió.
No gaste su energía en averiguar quién lo escribe porque estas preguntas se las hacen muchos de sus votantes, aunque no se atrevan a decírselo a la cara.Dicen las malas lenguas, que no encaja usted muy bien las críticas.Tenga en cuenta que muchas de las palmaditas que recibe son falsas o interesadas.

Quiero quedar claro que no estoy criticando, ni mucho menos, la creación de cooperativas ni las ayudas que puedan venir de parte del ayuntamiento, sin embargo es necesario saber en qué condiciones se dan dichas ayudas.

Para finalizar, una reflexión, señor alcalde: Las críticas le harán mucho más fuerte que los halagos.

Atentamente.
PD: Las calles de la vergüenza siguen con sus despreciables nombres. ¿Hasta cuándo?

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.