COSAS DEL PALENTINO

Me llama la atención, la columna de “El Diario Palentino”, en la que se hace una, cuanto menos triste, defensa de una familia muy conocida de Paredes. Me horroriza la idea de que alguien hiciera lo mismo con la mía.

El artículo en cuestión comienza hablando de la “injusta aplicación de la ley de memoria histórica”, refiriéndose a la presión que el ayuntamiento de Paredes recibe de la oposición, para retirar el nombre de varias calles con un apellido determinado. Pues bien, hace usted un flaco favor a la familia en cuestión, ya que solo usted relaciona al “Menguele de Franco”, con sus familiares lejanos. Nadie, que yo sepa, ha relacionado jamás a semejante torturador con sus parientes Paredeños. La defensa de un “bicho” de ese calibre no puede basarse en la honradez de sus parientes lejanos que, por otra parte, ¿qué van a decir?

Continúa el artículo aludiendo a la misma familia como únicos (o los más) embajadores Pardeños en el mundo. Mire, son miles los Paredeños que llevan con orgullo el carnet de Manriqueño, quizás con menos recursos pero no con menos orgullo.

Y sigue, diciendo que no hay que quitar nombres de calles. Si, hay que quitar nombres a calles, hay que exigir el cumplimiento de las leyes, o, ¿solo se lo exigimos a los catalanes?

Para finalizar, defiende usted a un personaje que decía cosas como estas:

A la mujer se le atrofia la inteligencia como las alas a las mariposas de la isla de Kerguelen, ya que su misión en el mundo no es la de luchar en la vida, sino acunar la descendencia de quien tiene que luchar por ella.[]

En fin, un artículo con mucho olor a naftalina y una discreta intención de peloteo, más propio de publicarse en la “Hoja Parroquial”.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.