La desfachatez del gobernador del Banco de España

El gobernador del Banco de España sugiere de nuevo retrasar aún más la edad de jubilación. Recordemos que actualmente la edad ordinaria está en 65 años y 5 meses, pero que ésta se irá incrementando hasta llegar a los 67 años si no se tienen 38 años cotizados, que tal como está el panorama laboral será lo más habitual. ¿A qué edad quieren que nos jubilemos? DEL TRABAJO AL ASILO PARA MANTENER EL EMPLEO Y GARANTIZAR LAS PENSIONES.

¿Cuál es el razonamiento de este “ilustre personaje” para proponer tal medida? Afirma que  es para garantizar la sostenibilidad del sistema público de pensiones, ya que si no se toma esta medida se tendrían que incrementar las cotizaciones a la seguridad social (como si éstas no fueran ya elevadas). Detengámonos  a pensar de forma lógica. ¿Por qué han descendido los ingresos de la seguridad social? Algo tendrá que ver la “maravillosa” reforma laboral del año 2012 o las medidas de moderación salarial, ¿no? (aunque lo de moderación es más bien una exageración). Ambos aspectos aconsejados y aplaudidos por el Banco de España. Pues no,  para este “incansable y ejemplar trabajador” nada de esto tiene que ver,  sino que la causa es  “la envenenada herencia de paro” (palabras textuales). ¿Qué el actual sistema de pensiones esté en riesgo (según nos dicen) nada tendrá que ver con la cantidad de dinero que se ha malversado, con la ingente cantidad de dinero público gastado en rescatar a unas íntegras y ecuánimes entidades financieras, o con la cantidad de dinero que españoles enarbolando bandera se llevan a paraísos fiscales, verdad?

La desfachatez en sus comentarios no tiene límites, ya que además señala que como la esperanza de vida ha aumentado y se trabaja con mejor maquinaria para realizar algunos trabajos duros, es lógico que permanezcamos más años en nuestros puestos de trabajo. Lo dice un “individuo” con conocimiento de causa debido a que ha pasado su trayectoria profesional “picando piedra” en la embajada española en la antigua Unión Soviética, “descargando cajas” en el Ministerio de de Economía y “cargando camiones” en el Banco de España. Efectivamente, conoce de primera mano el trabajo duro. Es más, siendo gobernador del Banco de España cumple sesenta años, edad en la que según la normativa reguladora de dicha institución se debe cesar en el cargo, si bien cambia esta normativa para poder continuar trabajando. Debe de ser porque su esperanza de vida ha aumentado y para seguir cotizando y  garantizar así el futuro de las pensiones, claro está. ¡Qué solidaridad más abrumadora!

Otro de los razonamientos que añade para alargar la edad de jubilación  es el  retraso en la entrada al mercado laboral de nuestros jóvenes, jóvenes a los que nuestro gobierno no protege ni ayuda, eso sí, trata como héroes si emigran a otros países. ¡Cuánta ignorancia acumulada!

Este supuesto experto en economía considera normal y aceptable que nuestros jóvenes se incorporen cada vez más tarde al mercado laboral, que los salarios sean bajos (muy bajos diría yo) y que deberían de contratarse planes de pensiones privados (en un país donde la subida del IPC triplica la subida de los salarios y donde muchos españoles llegan justos a fin de mes). ¿En qué realidad vive Luis María Linde? Y lo peor de todo es que esta postura también la comparten nuestros gobernantes, otros “incansables y ejemplares” trabajadores.

Luis María, “al favor y échate a la linde”.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.