LA NUEVA GALAXIA

Desde que diera comienzo esta última legislatura, en Paredes estamos asistiendo a la creación de una nueva galaxia fuera del sistema solar que cuenta con un característico sistema planetario, tiene su propio “Astro Rey” y los satélites que giran a su alrededor…

Satélite:
En astronomía: Dícese del cuerpo celeste opaco que solo brilla por la luz que refleja del Sol y gira alrededor de un planeta.
Pero también: Persona o cosa que depende de otra y está sometida a su influencia.

En política, la palabra satélite se ha utilizado para definir a cualquier tipo de colectivo que gira en torno al partido principal, haciéndole el trabajo “sucio” o simplemente amplificando y multiplicando su propaganda a las personas que aglutina y que no están vinculas directamente a la entidad principal.

Este fenómeno no es nada nuevo. Paredes siempre se ha caracterizado por tener gran número de asociaciones, muchas de ellas “fantasma” y la mayoría satélites del partido que lleva gobernando las últimas décadas.
Me preocupa desde hace un tiempo, que los pequeños grupúsculos críticos con el partido de gobierno lleven toda la legislatura callados, pero aún me preocupa mas un nuevo fenómeno digno de estudio en las facultades de ciencias políticas: “El Satélite PARÁSITO”
Este fenómeno que al parecer ha venido para quedarse si nadie hace algo al respecto, actúa de una forma obvia. Un pequeño ser, entra en una entidad aparentemente imparcial y ajena a fines políticos y la parasita, convirtiéndola en satélite del “Astro Rey”
No tienen preferencias ni escrúpulos. No hacen ascos a nada y son altamente colonizadores. Les da igual amigos de coches clásicos que clubes deportivos. Pueden ser grupos de teatro, amas de casa, peñas o colectivos sin razón social determinada. (Imprevisiblemente, parece ser que la Junta Agropecuaria Local tiene algún tipo de vacuna por la cual, de momento, ninguno de estos parásitos está consiguiendo penetrar)
Pero lo más peligroso de estas criaturas es que no tienen un patrón común que permita detectarlas a primera vista y lo mas escandaloso es que tienen capacidad de mutación. Las hemos visto con forma de gaviota, pero también como puño y rosa, aunque últimamente la forma mas habitual de visualizarlas, es en forma de pequeños seres clonados. Están en todos los “guisos”.

Aunque parezcan inofensivos en un primer momento, su misión es clara. Hacerse con el control del grupo y posicionarlo a favor del pensamiento único. Ganarse su confianza y dotarle de favores difíciles de rechazar, logrando su complacencia infinita y consiguiendo sumar un colaborador más en su larga lista que mas tarde utilizarán para rellenar las contraportadas de los programas festivos que estimen oportunos.

Si usted forma parte de un colectivo con ideas críticas y aún no ha sido infectado, VACUNESÉ.
No vaya al médico ni mucho menos a la farmacia, el antídoto está en los libros, solo tiene leer entre líneas.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.