Malditos datos

Y maldita realidad. Leo los datos de población de Paredes y descubro que desde 1980 hemos perdido más de 1000 habitantes, lo que supone un tercio del total. Este no es un caso aislado, la huida de la población del medio rural es un hecho del que la propia Unión Europea ha alertado, incluso ha reconocido que todo lo hecho hasta ahora no ha funcionado.
En lo que se refiere a Paredes, podríamos decir que los últimos años han sido nefastos en cuanto a políticas de desarrollo rural. Todo perdido, tiempo y dinero. Y el futuro apunta maneras. Formamos albañiles (a buenas horas), fomentamos cooperativas de dudosa rentabilidad, tenemos un polígono sin líneas telefónicas, los trenes cada vez paran menos, las carreteras tomadas por la Guardia Civil, la cobertura de telefonía móvil penosa… Eso sí, todavía conservamos el ambulatorio, el colegio, correos y un par de coches de línea al día, aunque no sé por cuánto tiempo.

La diputación, centrada en abrir sucursales (tele clubs) y arreglar iglesias (hay que tener contenta a la virgen). También ha sido muy gratificante (para algunos) las jornadas ¿QUE PUEDO HACER YO POR MI PUEBLO? Una broma de mal gusto en la que gran parte de los participantes viven y tienen sus negocios fuera del pueblo. Todas estas actuaciones van, lógicamente, acompañadas de una dotación presupuestaria que, casi siempre, se llevan empresas ajenas al pueblo y, en el caso de las iglesias y conventos, contribuyen a revalorizar el patrimonio del clero que, para colmo de todos los males, no paga Impuesto de Bienes Inmuebles.
El gobierno central, privatizó las eléctricas, telefónica, el transporte, primando ahora la rentabilidad por encima del servicio público, condenando a los pueblos al abandono.
El gobierno autonómico echa el resto en la agricultura y ganadería y se olvida de la industria, el comercio, los servicios, la vivienda, etc.
Esto, para algunos, puede ser una visión negativa de la situación, incluso que los argumentos no son más que una utilización partidista, pero la realidad es la que es, tenemos 1932 habitantes censados a los que habría que restar los que, aun estando en el censo, no viven aquí, que son un buen número.  A este ritmo….

¿Cuántos años creéis que le quedan de vida a Paredes? Yo, por si acaso, solicitaría, a la diputación, un tele club.

 

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.