SALUD Y REPÚBLICA

Esta recurrida frase de despedida para muchas de las personas con sentimiento republicano, pasa a ser en estos momentos un deseo inherente a la situación en la que nos encontramos.
Lo primero y esencial para el ser humano: la SALUD. Esa que en muchas ocasiones ponemos en segundo plano y que hoy nos damos cuenta lo importante que es mantenerla y la importancia de quienes nos asisten para recuperarla.
En segundo lugar: REPÚBLICA. Algo más que una forma de Estado. Unos valores por los cuales hubo personas que dieron su propia vida y que representan una etapa de nuestra historia por la cual la EDUCACIÓN y la SANIDAD PÚBLICA fueron dos de los principales pilares de los que hoy, a pesar de todo, seguimos disfrutando y debemos mantener alejado de los buitres que quieren arrebatarnos este bien tan preciado.
La IGULDAD y los DERECHOS LABORALES fueron otros de los puntos que configuraron una constitución que hoy en día vemos como algo impensable desde el ambiente político en el que vivimos. Tenemos la obligación moral de defenderlo con uñas y dientes, sin dejar que la derecha reaccionaria de este país escondida tras excusas vanas aproveche la mínima ocasión para poco a poco aprobar decretos que menoscaben lo que nuestros antepasados consiguieron hace casi 90 años con sangre, sudor y lágrimas.

Y por último, no quiero pasar por alto la figura del Jefe de Estado. La máxima autoridad de este país, es un cargo vitalicio y adquirido por herencia, por línea directa de consanguinidad. Algo que ya de primeras, puede ser de todo, menos JUSTO.
Y si además, añadimos que hereda la corona de quien fue designado por el dedo de un dictador, que ha utilizado al Estado al que representa para engordar aún más sus arcas particulares, con comisiones ilegales de regimenes antidemocráticos y pagar sobornos que silencien sus secretos de alcoba, es para hacérselo mirar.
Por favor, no sigan tomando por tontos a los ciudadanos, aprovechando su debilidad en esta grave crisis soltando el “Mensaje de Navidad” como si no hubiera pasado nada, o como si fuera tan solo un capítulo mas de “Las aventuras del abuelo Campechano”

A ver con un poco de suerte, se hace realidad esa “coletilla” que circula por las redes y de esta crisis salimos sin virus y SIN CORONA.

El próximo día, hablaremos de… LA IGLESIA

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.