VERGÜENZA PARA LAS MUJERES

 

Aprovechando este par de viñetas del genial Forges, me gustaría decir a la Señora Ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, que además de ser una vergüenza para todas las mujeres del mundo debido a sus declaraciones sobre la huelga del 8 de marzo, demuestra usted una gran ignorancia para desempeñar su cargo. Debería saber, como licenciada en derecho, que la “huelga a la japonesa” no existe. A raiz de sus recintes declaraciones, la Embajada de Japón y la Casa de Asia  han confirmado que la “huelga a la japonesa” es un mito de los españoles, que las huelgas en los países orientales se desarrollan de una manera similar a las de los occidentales. Es cierto que en algunas escuelas y facultades explican este tipo de huelga como una forma en la que los nipones protestan contra sus empresas intensificando sus trabajos para provocar sobreproducción. Grave error docente ya que no existe. Imagino que a usted el profesor se lo explicaría así, pero no lo debió de comprender bien. Intensificar el trabajo para provocar sobreporducción significa hacer mucho más trabajo dentro de su horario laboral con la finalidad de crear stock y presionar a la empresa, no significa trabajar más horas. Que se le ve el plumero!!!

Si a alguien le quedaba alguna duda sobre si secundar o no la huelga del día 8 de marzo, declaraciones como las de Isabel García Tejerina, María Dolores de Cospedal y una larga lista de retrógrad@s dejan claro que hay que salir a defender unos derechos que esta “gentuza” pretende pisar.

“Es una huelga de élites feministas pero no de mujeres reales con problemas cotidianos”. Argumentario interno del P.P. enviado a todos sus cargos para rechazar la huelga.

“Es una huelga en la que se reivindica también el anticapitalismo, una ideología que nosotros no reivindicamos”. Inés Arrimadas.

“Puede ser un acontecimiento o un gesto de impacto”, pero no le ve “trascendencia ni relevancia para las mujeres”. Dolores de Cospedal.

“Si a mi me preguntan, diría que mi manera de celebrarlo, sería con ‘una huelga a la japonesa’, trabajando más horas y demostrando la capacidad que tenemos las mujeres de este país”. Isabel García Tejerina.

“A mi me parece que las mujeres españolas no están precisamente para perder una parte de su salario haciendo estas cosas”. “Esta huelga no es reivindicativa desde el punto de vista laboral, es una huelga política. No me gustan las huelgas generales y las políticas tampoco”. Rafael Hernando.

“El cristianismo ha hecho un gran servicio a la dignidad de la mujer, por su vocación de la fidelidad en el amor y de la monogamia. Hay que discernir cuál es la causa justa, y es curioso cómo el demonio puede meter un gol desde las propias filas. Porque el feminismo, al haber asumido la ideología de género, se ha hecho de alguna manera una especie de harakiri. o que más dignifica a la mujer es el don de la maternidad, vamos a ser claros. Sin duda alguna, ese don tan grande que ha recibido es incomparable, esa capacidad que tiene para ser custodia del don de la vida es la transmisora de la vida y de la esperanza del futuro”. José Ignacio Munilla, obispo de San Sebastián.

Para tod@s ell@s: ¡¡¡ Cuando no tengas algo importante que decir, mejor cállate !!!

 

Al margen de este sentimiento de indignación que genera en mi persona estas declaraciones, y a escasos minutos de que comience una de las huelgas más respaldadas de las últimas décadas por diversas asociaciones y colectivos, creo que es importante reflexionar sobre los motivos de la misma. Simplemente la sociedad pide una efectiva igualdad entre hombre y mujeres. Y se pide porque sigue sin existir, por hacer un homenaje a todas aquellas personas que durante siglos han luchado por ello. En pleno siglo XXI nacer mujer en determinados países o zonas geográficas es una condena. ¡BASTA YA! No puede ser que hayamos avanzado como sociedad en muchos aspectos y sigamos distinguiendo a las personas por su género. Simplemente se está reclamando el cumplimiento del principio constitucional.

Las mujeres no somos objetos para diversión de manadas de depravados, ¡BASTA YA! Las mujeres no somos el sexo débil, ¡BASTA YA! Las mujeres no somos sirvientas , ¡BASTA YA!. Las mujeres no somos princesas, ¡BASTA YA!

Podremos discutir sobre si esta reivindicación deba de hacerse a través de una huelga o bien  de otro tipo de acciones o instrumentos, pero motivos para protestar hay de sobra.

 

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.